Los niños y niñas de Barcelona están menos satisfechos con sus vidas que antes de la pandemia

05/09/2022

Los niños y niñas de Barcelona están menos satisfechos con sus vidas que antes de la pandemia. Después de la pandemia baja el porcentaje de niños/as muy satisfechos con su vida y se duplica el porcentaje de los que no lo están en absoluto. Además, con la pandemia cambian los grados de satisfacción con los ámbitos de la vida valorados por los niños y niñas y se intensifica el impacto de las desigualdades en su bienestar.

Así, se desprende de la segunda Encuesta de Bienestar Subjetivo de la Infancia en Barcelona, ​​impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona, ​​a través del Instituto Infancia y Adolescencia de Barcelona y en colaboración con el Consorcio de Educación de Barcelona. Los resultados están disponibles en el informe Primeros datos de la Encuesta de Bienestar Subjetivo de la Infancia en Barcelona 2021.

La encuesta es la primera fase del programa de investigación y participación infantil «Hablan los niños y niñas«; y los datos recogidos en el informe servirán como base para la realización de talleres participativos en las escuelas, que constituirán la fase cualitativa de la investigación basada en la cointerpretación de los resultados de la encuesta con los niños y niñas. Además, se invitará a los niños y niñas a formular propuestas de mejora de su bienestar dirigidas a los poderes públicos, la escuela, las familias ya ellos mismos que servirán para actualizar la Agenda de los niños y niñas de 2018 (documento en catalán).

Para profundizar en los datos que nos proporciona la encuesta y también la comparativa entre los resultados 2021 y 2017, podéis:

Avanzamos algunas ideas clave aquí mismo:

  • Después de la pandemia baja el porcentaje de niños y niñas muy satisfechos con su vida y se duplica el porcentaje de los que no lo están en absoluto
    Si en 2017 los niños y niñas de la ciudad puntuaban su satisfacción global con la vida con un 9 sobre 10, en 2021, la media de satisfacción baja a 8,7 sobre 10. Aunque estas puntuaciones medias puedan parecer mucho elevadas, conviene tener en cuenta que existe el sesgo del optimismo vital (un fenómeno demostrado científicamente según el cual los niños y niñas responden con puntuaciones más elevadas que las personas adultas cuando se les pregunta sobre la satisfacción con sus vidas) y, por esto, la bajada en la media de satisfacción debe suponer un toque de alerta. En 2021 hay prácticamente un 10% menos de niños/as que se muestran “muy satisfechos/as” con la vida global que en 2017 (60,1% vs. 69,0%), más niños/as que se muestran “bastante satisfechos” /es” (29,8% vs. 23,0%) y más niños7as que se muestran poco o nada satisfechos (10,1% vs. 8%). Y, dentro de éstos, puesto que estamos hablando del peor de los escenarios para la vida de un niño o niña, vale la pena remarcar que se ha doblado el número de los que no están nada satisfechos con su vida ( del 2% en 2017 al 3,9% en 2021).
  • La satisfacción con la vida está condicionada por tres ejes importantes que bajan la satisfacción: hacerse mayor, ser niña y crecer en contextos económicamente desfavorecidos
    La pandemia ha intensificado el impacto de las desigualdades en la satisfacción de la infancia. Así, en 2021, hay casi el doble de niñas poco o nada satisfechas que de niños (12,9% vs. 7,4%, respectivamente), en cambio, en 2017 no se observaban diferencias significativas en la satisfacción global con la vida en función del sexo. Además, las diferencias en función del contexto socioeconómico se han ensanchado: entre la infancia que crece en contextos económicamente desfavorecidos hay más niños y niñas poco o nada satisfechos con su vida que entre la infancia que crece en contextos más favorecidos (12,8% vs .8,9%, respectivamente;3,9 puntos de diferencia). En 2017 esta diferencia era menor (9% vs. 7% respectivamente; 2 puntos de diferencia). Por otra parte, gracias a la ampliación de muestra que se ha realizado con esta edición de la encuesta, se ha podido identificar hasta qué punto disminuye la satisfacción con la vida según la edad. Así, a los 11 años hay un 18,3% menos de niños y niñas muy satisfechos con su vida respecto a los 8 y 9 años (56,9 vs. 75,2%).
  • Con la pandemia cambian los grados de satisfacción con los ámbitos de la vida valorados por los niños y niñas
    Respecto a los ámbitos valorados desde 2017, el tiempo libre (tanto la cantidad de tiempo como su uso), la autonomía personal y la escucha adulta siguen estando entre los ámbitos menos valorados por los niños y niñas. Además, en 2021 se añaden otros dos ámbitos entre los peores valorados: los compañeros/as de clase y la vida en el barrio. Son ámbitos en los que hay menos del 65% de niños/as que estén muy satisfechos. De hecho, en el caso del tiempo, sólo la mitad (49,3%) están muy satisfechos con la cantidad de tiempo libre que tienen. Los 3 ámbitos mejor valorados, como ya fue en 2017, son la salud , la vida con la familia y las cosas que tienen. Sin embargo, conviene destacar que incluso en estos ámbitos hay entre un 3 y un 5% de niños y niñas que están poco o nada satisfechos, lo que podría significar que están viviendo problemas importantes para ellos y ellas.
  • Algunas de las experiencias cuotidianas que más favorecen la satisfacción con la vida se han visto limitadas durante la pandemia
    Es importante tener en cuenta que no todos los ámbitos contribuyen de igual modo a la satisfacción con la vida en global, sino que hay algunos ámbitos que tienen una mayor influencia: es decir, que cuanto mayor es la satisfacción con aquellos ámbitos, más aumenta la satisfacción con la vida. El ámbito que más contribuye a la satisfacción con la vida es la satisfacción con la seguridad personal, seguido de la satisfacción con la familia y la satisfacción con el propio cuerpo. Por otra parte, entre todas las experiencias por las que se pregunta en la encuesta, hay 8 que se han mostrado como las más significativas, es decir, las que más contribuyen a la satisfacción con la vida y el bienestar durante la infancia. Estas experiencias tienen que ver con pasar tiempo de calidad con su familia, pasar tiempo de calidad con sus amigos y amigas, y hacer cosas al aire libre y en contacto con la naturaleza. Por eso la disminución de la satisfacción global con la vida en 2021 respecto a 2017 puede relacionarse con el hecho de que algunas de estas experiencias se hayan visto limitadas durante la pandemia.
  • Usos seguros de las nuevas tecnologías, soledad en la infancia, vida en la ciudad y preocupaciones sociales son temas nuevos de la encuesta 2021
    La encuesta 2021 ha incorporado algunas preguntas nuevas que el cuestionario de 2017 no incluía relacionadas con los usos seguros de las nuevas tecnologías, el sufrimiento de sentimientos de aislamiento o soledad, la disponibilidad de espacios al aire libre ajustados a la edad, cuestiones sobre la movilidad autónoma en la ciudad, el uso de los equipamientos municipales, la participación en actividades culturales y considerar muy en serio sus preocupaciones sociales hacia el mundo. Estas cuestiones han ofrecido resultados sorprendentes y relevantes que seguiremos analizando, entre otros, a partir de los talleres participativos en las escuelas, en los que pediremos a los niños y niñas que nos ayuden a interpretarlos para comprenderlos.

 

 

Proyecto relacionado