istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
ataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escort
dubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escorts
ataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escort
london escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
london escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort

Participamos en un workshop sobre maltrato y bienestar infantil en Jerusalén

18/12/2019

Se ha hablado mucho de cuáles son los efectos a largo plazo de los episodios de violencia sufridos durante la infancia, pero ¿qué sabemos de cómo impacta esta violencia en el bienestar de los niños y niñas? Esta es la pregunta que Mari Corominas, investigadora predoctoral del Instituto Infancia y Adolescencia y la Universidad de Girona, ha formulado y respondido a través del análisis de datos de la Encuesta de Bienestar Subjetivo de la Infancia en Barcelona, ​​en el marco del programa municipal Hablan los niños y niñas. Ha presentado las primeras conclusiones en un workshop internacional en Jerusalén organizado por el Haruv Institute, una organización líder internacional en investigación que trabaja para proteger a los niños y niñas que sufren maltrato y desamparo.

La principal conclusión presentada ha sido que, más allá de los efectos a largo plazo de la violencia ya ampliamente estudiados, la violencia percibida por niños y niñas en diferentes entornos de convivencia, especialmente en la escuela, refleja y afecta su bienestar actual, aquí y ahora. En este sentido, por ejemplo, aparte de estar menos satisfechos con la vida, los niños y niñas que perciben dinámicas de acoso escolar están más tristes y estresados. También están menos satisfechos con su vida escolar, los aprendizajes y los compañeros/as de clase, así como perciben menos escucha adulta y apoyo en caso de tener problemas.

Por otra parte, el análisis de respuestas de la encuesta permite detectar que hay grandes diferencias en cuanto a la violencia percibida: mientras hay escuelas donde sólo un 1% de los niños y niñas dice encontrarse en entornos de violencia, hay otras en las que este porcentaje de trepa hasta el 30%. La evidencia de diferencias entre escuelas en cuanto a la convivencia y su estrecha relación con el bienestar de los niños nos obliga a preguntarnos qué podemos hacer: apoyar a los maestros en base a los resultados de la encuesta, o bien utilizar la encuesta para evaluar programas educativos relacionados, son opciones que podrían explorarse de ahora en adelante.

Puede consultar la presentación La violencia percibida por niños en diferentes contextos y su relación con el bienestar subjetivo (documento en inglés).

Proyecto relacionado